Contacto

Asociación AOMA
Centro Multifuncional La Rambla
3ª Planta Despacho 3-1
Avenida Príncipe de España, S/N
28823 Coslada Madrid.


Todos los Lunes y Miércoles
18:00 a 20:00

Teléfono
605 41 22 03

Mail
[email protected]

Consulta de AOMA
Centro cívico JOSE LUIS SAMPEDRO
Barrio de la Estación (Coslada).


Metro
Línea 7, Estación La Rambla.
Autobuses
Interurbanos: 280, 286, 288, 822



Siguenos


Siguenos en facebook Siguenos en twitter

Noticias

Mi vida atada a una bolsa de ostomía 22/02/2013

Mi vida atada a una bolsa de ostomía

Despertar de una operaciónyque tuvida tome un giro de 180 grados es lo que les ha sucedido a los cerca de 70.000 pacientes ostomizados que hay en España. Personas a las que se les realiza una ostomía, un orificio en la pared abdominal a través del cual salen las heces y la orina, que se recogen en una bolsa. Después de un tiempo conmolestias intestinales, Lina Garay decidió ir al médico, quien «tras un tacto rectal me detecta un tumor de rectomuy avanzado. De la noche a la mañana te encuentras con que tienes un cáncer, debes pasar por quimioterapia y radioterapia y por una intervención quirúrgica que, cuando te despiertas, te encuentras ostomizada».

La ausencia de consultas especializadas y la falta de un protocolo de atención del paciente no sólo provocan que el afectado esté peor atendido, sino que aumenta el número de complicaciones en el cuidado de su estoma. Para poner fin a esta situación, la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid se ha comprometido a implantar consultas de ostomía en los hospitales de la región. En la actualidad, sólo existen en 14 de los 36 hospitales públicos y privados. María Encina, enfermera que trabaja con este tipo de pacientes, reconoce que «no se trata de una cirugía como otra cualquiera, sino que es mutilante. Psicológicamente es horroroso y les trunca la vida. En las consultas de ostomía se educa tanto a los pacientes o al cuidador si la paciente es dependiente, y se los prepara para que tengan toda la información necesaria».

Lapresenciade labolsano sólo desconcierta por lanovedad, sino también porque los afectados no encuentran una respuesta a las miles de dudas que les surgen. «Enel hospital te encuentras muy protegido por los médicos y enfermeras, pero cuando sales y te miras al espejo, tienes la sensación de que esto no es mío y que estoy conviviendo con algo enmi cuerpo que no es natural», explica Garay. Una situación similar vivióPilarMontiel,vicepresidenta de la Asociación de Ostomizados de Madrid (AOMA), quien relata que «cuando me operaron –después de una colitis ulcerosa que me deterioró el colon y me lo tuvieron que extirpar–, las enfermerasme enseñaronhastadonde podían, pero no teníanmedios ni dispositivos. La solución fue llamar a un laboratorio de bolsas para que me lo explicaran. Una vez te dan el alta, te vas a casa y toca buscarte la vida».

COMPARTIR DUDAS

El cuidado y manejo de la bolsa supone el principal quebradero de cabeza para estos pacientes. Según Garay, «sales del hospital con una, pero no sabes si hay otro tipo que te puede ir mejor». Por ello, el simple hecho de poder compartir todas las dudas con un profesional cualificado supone, para Montiel, «un cambio en tu vida porque es fundamental no sólo que te vean antes de la operación, sino también para conocer el manejo. Te encuentras débil y desesperado porque no sabes qué hacer y el médico de cabecera ni siquiera sabe qué ponerte en la receta». Las consultas para pacientes ostomizados demuestran, «según estudios, que no sólo aumentan la calidad de vida de los enfermos, sino que los rehabilitan para que puedan incorporarse a la vida laboral», recuerda Encinas. Esta opinión la comparte Montiel, quien añade que «necesitamos el apoyo constante de un estomoterapeuta para poder seguir adelante porque, de poder ser una persona normal y autónoma, pasas a ser un inválido que no te atreves a salir de casa por si se te despega la bolsa».

Gracias a las asociaciones de pacientes, cuenta Garay, «disponemos de dos enfermeras que, voluntariamente, nos atienden si tenemosalgúnproblema, además de acceso a todo tipo de documentación», concluye Garay.

Ver pulicación